Conservación de los Bosques y Empoderamiento Comunitario en la Bahía de Piñas

¡Bienvenido a nuestro pequeño pedazo de paraíso!

En Piñas Bay Conservation creemos que las acciones responsables son el camino para nuestro bienestar comunitario. Por lo tanto, estamos comprometidos con la conservación de la abundancia natural de la Bahía de Piñas mediante la gestión responsable y sustentable de las profundidades de la Selva del Darién. Tras surgir del fondo marino volcánico hace aproximadamente 50 millones de años, la Selva del Darién es el hogar de uno de los ecosistemas más biodiversos del mundo. No es casualidad que las tribus nativas Embera-Wounaan hayan recorrido estas zonas durante miles de años, en busca de alimento y refugio. Durante el último siglo, las estructuras occidentalizadas de posesión del territorio y la mezcla cultural han hecho que se asienten en la zona grupos de población más exigentes en cuanto a recursos. Puerto Piñas es uno de esos lugares donde mundos diferentes han chocado y la selva ha pagado el precio.    

Situado a lo largo de las zonas costeras de la Selva Tropical del Darién, en la República de Panamá, Puerto Piñas es una pequeña comunidad de casi 20 hectáreas, donde aproximadamente 400 casas albergan a unos 1,200 piñeros. Aunque sea una zona pequeña en Puerto Piñas habitan diferentes culturas étnicas con valores y niveles de vida muy distintos. Las tribu Emberá-Wounaan viven sobre todo en casas de estilo rústico hechas de madera y hojas de palma, mientras que los latinos, afrodarienitas y "extranjeros" viven en casas de ladrillo de hormigón con techos de lámina metálica. Sólo los más adinerados (en su mayoría propietarios de bares y pequeñas tiendas de comestibles) tienen espacios con aire acondicionado y refrigeración. La presencia del gobierno en la comunidad se limita a una pequeña escuela (MEDUCA), una clínica de salud (MINSA), una oficina de correos (COTEL) y la patrulla fronteriza altamente capacitada (SENAFRONT). Dada la escasa asistencia educativa que reciben del gobierno nacional y local después de los años de escolarización, los piñeros se dedican a la agricultura para subsistir, a la pesca tradicional o a trabajar para el Tropic Star Lodge, el principal empleador de la comunidad.

Como consecuencia de la falta de conocimientos, los agricultores siguen trabajando bajo el método de tala y quema. El método de tala y quema implica cortar y quemar una parcela de tierra para abrir el espacio para el crecimiento de los cultivos. Según los conocimientos nativos, las sales que quedan de las cenizas y el carbono almacenado en el suelo sirven de abono para el crecimiento de los cultivos. Los problemas se presentan cuando el rendimiento de los cultivos en esa parcela disminuye considerablemente debido a la pérdida de fertilidad, y el agricultor decide moverse a otra parcela a repetir el ciclo de cultivo bajo el método tala y quema. Actualmente se calcula que aproximadamente 500 hectáreas de bosque se han talado en la parte baja de la bahía de Piñas para poder practicar agricultura bajo el método de tala y quema. Lamentablemente y aunque toda la tierra boscosa se ha perdido temporalmente, la población de Puerto Piña depende en gran medida de la importación de frutas, verduras, granos y proteínas (carnes de pollo, vaca y cerdo) de la ciudad de Panamá.

Objetivos del Proyecto

Piñas Bay Conservancy (PBC) pretende reducir la demanda de deforestación en la selva tropical invirtiendo en un programa educativo agrícola que enseñe a la población local cómo: (1) generar fertilizante orgánico a partir de sus residuos, 2) controlar las plagas y los nutrientes de forma integrada utilizando controles/fuentes naturales, y (3) aprender a transformar la administración de su granja/casa para producir verduras, cereales y proteínas en los alrededores. El programa pretende recuperar los ecosistemas dañados cerca del centro de la localidad mediante un enfoque de permacultura para la gestión del territorio combinado con la puesta en marcha de Escuelas de Campo Agrícolas (ECA por sus siglas en español) en las que se imparten técnicas para mejorar la administración de cultivos y el diseño de las granjas. La permacultura es un método de administración de terreno diseñado para fomentar el ciclo de la materia orgánica en los suelos con el fin de aumentar su fertilidad, permitiendo así su uso productivo cerca de los hogares, eliminando la necesidad de seguir talando bosques. A través de los programas de educación agrícola promovidos por PBC, pretendemos lograr un triple beneficio en donde los habitantes de Puerto Piñas obtengan un capital natural, sus servicios (agua y aire más limpios, más biodiversidad), un impulso económico fuerte a través de la producción sostenible de alimentos y una mayor equidad social.

Medidas de Éxito

Una vez implementado este programa educativo colaborativo, pretendemos detener totalmente la deforestación del bosque primario. De hecho, en los primeros 3 años apuntamos a recuperar las tierras deterioradas en Puerto Piñas y en la zona baja de la Bahía de Piñas, permitiendo la reforestación de aproximadamente 100 hectáreas de tierras previamente deforestadas. La aplicación satisfactoria del Plan de Agroinnovación para Puerto Piñas es la iniciativa que encabeza el proyecto de la Fundación para la gestión sostenible de la Bahía de Piñas. Otras iniciativas complementarias incorporan el emprendimiento, educación financiera, ciencia, artes, cultura, organización comunitaria y turismo sostenible, todas ellas encaminadas a potenciar la identidad de los piñeros.